Cuidados Postnatales

Higiene

La higiene corporal debe ser normal, puede ducharse diaramente, no importa que expulse flujo genital. Si su parto fue por cesárea, podrá ducharse, con la indicación de su médico. Podrá lavarse el cabello con la frecuencia acostumbrada.
El aseo genital se realiza 3 a 4 veces al día. Para esto, debe escurrir agua tibia con un recipiente sobre sus genitales. Luego, séquelos bien, de adelante hacia atrás.


Alimentación

Debe ser completa, variada y equilibrada. Una dieta correcta debería contener a lo menos 500 calorías más de lo normal, es decir unas 1.500 a 1.700 calorías. E ingerir de 8 a 12 vasos de líquidos al día.
Durante los primeros días, debe cuidarse de no comer alimentos que produzcan flatulencias (legumbre, coliflor, etc.), irritaciones, (aliños como el ají, comino, pimienta, etc.). Disminuya la cantidad de líquidos, si presenta demasiada tensión mamaria.
Lo más importante son las proteínas y los nutrientes que contiene la leche y sus derivados como el yogurt o el quesillo. El médico será el encargado de recomendar el consumo de calcio y hierro como complemeto, si es necesario. En cuanto a las verduras y frutas, éstas son imprescindibles ya que favorecen la digestión.
Además debe incluir cereales y tres huevos en la semana, a menos que tenga alto los niveles de colesterol. No se debe beber alcohol e ingerir alimentos con exceso de grasa. Y está estrictamente prohibido fumar durante la lactancia.


Medicamentos

Al ingerir medicamentos, la mayoría de éstos pasan por la leche materna; por eso no los tome sin indicación médica, incluso si necesitara de analgésicos.


Cuidado de los Senos

Si va amamantar le convendrá ponerse un sostén de lactancia, que le prestará sustentación y comodidad.
A veces se presentan ciertos problemas en la piel del pezón como son las grietas, fisuras o irritación. Las primeras hasta pueden llegar a sangrar. Para evitarlas se deben hacer durante el embarazo pequeños y suaves masajes con los dedos, tirando la punta del pezón hacia fuera e hidratando la piel con cremas especiales. Si no se pueden evitar, deberá aplicar una pomada cicatrizante sobre la parte afectada, que también ayudará a evitar la sensibilidad.
También es posible adquirir en el comercio unos "protegepezones", que se colocan sobre el pezón, de tal manera que así se evita el contacto de la zona afectada con la boca del bebé, ya que la saliva también irrita las grietas. El bebé succiona, pero no toca la zona del dolor. Los "protegepezones" de silicona son muy suaves y el bebé ni se percata del cambio. Es recomendable estirizarlos antes de usarlos.
Si la madre tiene los pezones planos o contraídos, el médico recomendará, meses antes del parto, la preparación de las mamas. Como apoyo a esta tarea, puede utilizarse un "formador de pezón", que es un aparato en forma de copa, con una pera en la parte anterior. Esta se aprieta y la copa succiona el pezón para darle la forma adecuada para la lactancia.
Es muy importante además limpiar los pezones con agua, antes y después de amamantar a su bebé (también ayuda a evitar el resquebrajamiento y sensibilidad de los pezones).
Durante los primeros días, aparecerá una escasa secreción lechosa llamada "calostro", que irá aumentando paulatinamente hasta convertirse en leche abundante, espesa y amarillenta. Junto con la aparición de la leche puede producirse congestión de las mamas. Éstas deben permanecer blandas después de cada toma. Si quedan duras o sensibles, significa que hay retención de leche en los conductos.
Esto puede llegar a producir una mastitis. En este caso, deberá colocar una compresa de agua tibia durante unos 15 minutos antes de alimentar a su bebé. En caso que sea necesario, saque la leche manualmente o con un "sacaleche" hasta que la tensión disminuya. Recuerde que debe amamantar a su bebé con el pecho que terminó la vez anterior.
Si la mama presenta zonas de enrojecimiento, mucho dolor, calor o fiebre, deberá consultar a su médico.


Actividad Sexual

Si se siente bien, están curados los puntos de sutura y ha cesado la secreción vaginal, puede reanudar las relaciones sexuales. Esto sucede a los 20 días del parto más o menos En todo caso es recomendable concurrir previamente a control con su médico.


Primer Control Médico

Este se efectúa alrededor de los 10 días después del parto. No deje pasar el tiempo, su visita resolverá todas sus dudas. Aquí se verificará el estado general de la madre, con atención a la zona de los senos y región pelviana. Es posible que se le tome la presión sanguínea y practicar análisis de sangre. Cualquier duda, pregunte al médico.


Vestuario

La ropa debe ser cómoda y que facilite la alimentación de su guagua. El sostén debe ser holgado, que no apriete las mamas, pero manteniéndolas firmes. Se recomienda su uso permanente, durante todo el tiempo que amamante a su bebé.


Menstruación

Si no está amamantando, se le reanudará la menstruación unas 4 a 8 semanas del parto. Si lo está haciendo, tomará algún tiempo antes de que ésta retorne de una manera normal. Incluso, la mayoría de las mujeres que amamantan no vuelven a tener el período menstrual hasta que cesa la lactancia.
Recuerde que la lactancia no la protege totalmente de un nuevo embarazo. Por esto, es aconsejable que consulte a su médico, respecto del método anticonceptivo a utilizar.


Tabaquismo y Drogas

Influyen directamente en el desarrollo del bebé. La nicotina provoca una inhibición en la producción de leche. La disminución de ésta, no está en relación directa con la cantidad de cigarrillos que usted consuma. Basta que fume 5 a 6 cigarrillos diarios para que se reduzca la producción.
El ingerir alcohol produce alteraciones neurológicas en el recién nacido, que afectan la función de aprendizaje y habilidades en general.


Ejercicios

Es recomendable que empiece a hacer ejercicios. En el caso de un parto normal puede ejercitarse después de transcurridas 24 horas. Pero, si tuvo cesárea debe esperar de 4 a 6 semanas, y tener la autorización de su médico.

Algunos Ejercicios que puede Realizar:
  • Échese de espaldas y doble las piernas. Inspire profundamente, bote el aire y encoja los músculos del abdomen. Manténgalos contraídos contando hasta cinco y después aflójelos. Hágalo cuatro veces seguidas, en la mañana, en el mediodía y por la noche.
  • Estando acostada, sentada o ambulando, contraiga los músculos de las nalgas. Manténgalos contraídos mientras cuenta hasta cinco y seguidamente aflójelos poco a poco.
  • Hágalo cuatro veces seguidas, en la mañana, en el mediodía y por la noche.
  • Dos veces al día échese sobre el abdomen durante media hora, descansando la cabeza en una almohada.
  • Echada en la cama sin almohada y con las piernas dobladas, contraiga el abdomen y manténgalo en esa posición mientras levanta lentamente la cabeza. Cuando la barbilla toque el pecho, cuente hasta dos, y acto seguido baje lentamente la cabeza a la cama.Haga este ejercicio cuatro veces, en la mañana, en el mediodía y por la noche.